viernes, 19 de septiembre de 2008

Oh, my God(dess)

Cuántas cosas.


Todas las noches una discusión por la comida.
Pero la otra noche fue demasiado.

No fue por la comida.
No sé qué fue.
Pero ahora me siento peor que antes.

Ahora me siento presionada.
A ser buena, a tener un futuro bueno.
Se entiende.

A ser algo, y bastante bueno.

Pero la verdad es que terminé más confundida.
No había comido ni la mitad de la tarta de verduras, mientras discutía con papá sobre eso(mi forzoso y desesperado futuro).
Estuvimos así un largo rato. Largo.
Mi mamá se hartó de escucharnos gritar. Se levantó, dio unas vueltas, vino hacia mí, cortó un trozo de tarta e intentó metérmelo en la boca.
Fue demasiado.
Lo repelí, totalmente furiosa y seguí discutiendo con papá.
Mamá se enojó porque no quería comer.
Me levanté para irme a dormir.
Mamá me llamó, con ese tono que congela la sangre.
"¿Qué?"
"Vení."
"¿Qué?"
Abrió un libro de nutrición y quiso mostrarme la exagerada cantidad de calorías que un adolescente de mi edad debía tragar diariamente. Me preguntó si seguía una dieta y de cuántas calorías.
Yo ya estaba absolutamente desconcertada de todo.
Le dije que no, que no seguía ninguna dieta.
Me exasperé y me fui a mi pieza.


Lloré.
Apagué la compu y empecé a prepararme para dormir.
Entra ella.
Le digo que ya estoy cansada, que no quiero saber más nada de nada.
Sigue insistiendo.
Me acuesto en mi cama, le grito algo más y se va.
Me tapo toda y lloro, y me muerdo, y me golpeo.
Vuelve a entrar.
Me trago las lágrimas silenciosamente.
Le digo "Basta". Se va.
Lloro más.
Pienso incesantemente:

Bianca, te necesito.
Bianca, te necesito.
Bianca, te necesito.
Bianca, te necesito.
Bianca, te necesito.
Bianca, te necesito.
Bianca, te quiero.
Bianca, te necesito.
Bianca, te necesito.


Estuve a punto(otra vez) de planear mi escape. Pero no lo hice.

Entre agua y mocos, me dormí.

Al rato, siento que su mano me acaricia el rostro y luego se va.









Anoche, papá se sintió mal.
Tuvimos que llamar a la ambulancia.
Para cuando llegó, ya se sentía bien.
Pero en un momento pensé que se iba a desmayar.

Todo fue porque estaba muy tensionado, la comida le había caído mal, le subió la presión, y todo por mi culpa.

Todo es mi culpa.

Soy mi propia culpa.

Todo es una mierda.










Quiero que sea lunes.
Ya.

3 comentarios:

Luuz dijo...

aay blda no estes mal..es horrible lo q t pasa, pero tmb intnta entenderlos un poco a tus viejos, se q son rompe como los mios (aunq no tanto) pero ellos tmb kieren nuestro bien, por mas q no nos entiendan a nosotras, intntemos entenderlos a ellos. No se q mas dcirte, estas en una situacion muy dificil pero no t dejes llevar por la angustia y la depresion, trata de mantener la mente clara si?
fuerza y animo, aca estoy para cuando necesites hablar sabes nena?
un beso enorme, ojala tngas un finde al menos un pokitin mas tranqui.
no decaigas, un abrazo =)

Barbi dijo...

No se que decir.
Te quiero mucho Naza.
Cuando quieras escaparte, avisame y me voy con vos o por lo menos te ayudo.
Enserio te hablo.

Solci dijo...

Fuerza nena dale que vos podes :)
Besotes